miércoles, 23 de abril de 2008

Hoy (no) libro

1. La Biblioteca Real de Alejandría fue en su época la más grande del mundo. Situada en la ciudad egipcia de Alejandría, se cree que fue creada a comienzos del siglo III adC por Ptolomeo I Sóter y que llegó a albergar hasta 700.000 volúmenes, pero su destrucción es uno de los más grandes misterios de la civilización occidental.
Se carece de testimonios precisos sobre sus aspectos más esenciales, y no se han encontrado las ruinas del Museo, siendo las del Serapeo muy escasas. Desde el siglo XIX, los eruditos han intentado comprender la organización y estructura de la biblioteca, y se ha debatido largo y tendido sobre su final. Los conocimientos sobre la Biblioteca, cómo fue, cómo trabajaron sus sabios, el número exacto de volúmenes e incluso su misma situación son escasos, ya que muy pocos testimonios tratan sobre tan gran institución, y aun estos son esporádicos y desperdigados. Los investigadores y los historiadores de los siglos XX y XXI han insistido en que se ha formado una utopía retrospectiva en torno a la Biblioteca de Alejandría. No hay duda de que la biblioteca existió, pero apenas hay certezas en lo escrito sobre ella. Se han hecho centenares de afirmaciones contradictorias, dudosas y simplemente falsas, realizando suposiciones a partir de muy pocos datos que, la mayoría de las veces, son sólo aproximaciones…
(Fuente: Wikipedia)

2. En 1931 el gran bibliotecario indio Ranganathan formuló sus cinco leyes de la Biblioteconomía que resumen a la perfección el espíritu de la moderna Biblioteconomía:

1. Los libros están para usarse.
2. A cada lector su libro.
3. A cada libro su lector.
4. Hay que ahorrar tiempo al lector.
5. La biblioteca es un organismo en crecimiento.

3. Primogénito de una familia de banqueros, el historiador Aby Warburg cedió sus derechos a su hermano Max, a condición de que éste se comprometiera de por vida a comprarle todos los libros que quisiera. Fue así como forjó una de las bibliotecas más curiosas de toda Europa, y no tanto por su contenido sino por su sistema de organización. En la biblioteca Warburg, los libros no están clasificados por autor, editorial o fecha de publicación, sino por lo que él llamaba "la ley del buen vecino". Esto es, por la relación que cada título establece con el de al lado: así, una línea de investigación que se abre en un libro, se desarrolla, matiza, refuta o contradice en el siguiente, dando pie a una biblioteca en constante cambio. Es más, se dice que dada su naturaleza, la colección pasó a convertirse "en un laberinto donde Warburg era Dédalo, Adriana y el Minotauro al mismo tiempo."
(Fuente: Marc & The Believer).


4. En Vantaa, Finlandia, un libro ha sido devuelto a una biblioteca, cien años después de haber sido prestado. Al parecer la entrega se realizó de forma anónima, impulsada tal vez por el coste que hubiera supuesto su multa. Según la librera Minna Saastamonien “hay una vieja nota con el libro que dice que se han de pagar diez peniques por semana de retraso”. A día de hoy, y sin tener en cuenta la inflación, la multa ascendería a 83 euros.
(Fuente: Diario El Mundo).

¡Vivan los libros 365 días al año...! Y como dice Jeleton:
XXXXX Rumpite libros, ne corda vestra rumpantur... XXXXX

8 comentarios:

S. dijo...

10% de descuento 365 días al año!!!

porlatangente dijo...

Síiii.

xgonzalez dijo...

365 días al año!!!

jesús jeleton dijo...

Los finlandeses, ratillas como siempre. El indio me ha caído mal. Par contre, fantástico ABY!

jesús jeleton dijo...

Te hacemos un mirrorpost en LIBROS.

porlatangente dijo...

A mí lo que dice el Indio me parece más bien absurdo. Los libros están para usarse... A cada lector su libro, a cada libro su lector (¿?).

GF dijo...

Porlatangente, eres una crack. ¡Brava!

Anónimo dijo...

dios wikipedia!! la biblioteca de alejandria estaba en alejandria?? que fuente de desinformación tan útil!!