viernes, 11 de abril de 2008

P de púrpura y punk.

Cuenta Sue Allen, fundadora de la Red Hat Society, que un día, yendo camino de Tucson, se compró un pamela roja bien brillante en una tienda de souvenirs porque era barata y chocante. Poco después dio con un poema de una tal Jenny Joseph, en el que dice que una de las ventajas de envejecer es poder vestirse de violeta con un sombrero rojo, aunque no pegue. Decidió regalarle ese mismo poema con otra pamela bien roja a su amiga Linda Murphy, quien a su vez, regaló una copia a Sherry Friend por su cumpleaños. Esta, encantada, decidió seguir con la tradición y regaló poema & pamela a Marie Rowden y así succesivamente. De ahí nació la Red Hat Society, una comunidad de mujeres cincuentonas que beben té y viajan a las catartas del Niágara cual azafatas menopáusicas de British Airways.

Mirando las fotos he pensado en mis abuelas, doña Oliva y Mamina que, pese a ser tan distintas compartieron cierta osadía estilística... Que si vestidos de rombos, zapatos de tacón -con sus tobillos bien curiosos, asomándose a los lados-, gafas de sidecar y por supuesto, pelo de nube de algodón. Unas veces dorado, otras, en tono almíbar o con destellos púrpura. Y pienso: tan católicas y punkies... Oliva nunca frecuentó sociedades de ningún tipo. Le gustaba el juego pero en vez de dinero, apostaba garbanzos. Mamina, por su parte, se fue de viaje con el inserso pero al tercer día le pidió a su hijo que la viniese a buscar en su BMW último modelo. Una ya no está aquí. La otra, cuando va al médico, se niega a decir su edad por eso de que ni siquiera la van a atender. Y es que sabe que a sus años, ¡lo raro es vivir!
No recuerdo que tomaran té...y cataratas, las de los ojos. ¿Las convierte eso en unas outsiders?

www.redhatsociety.com

Warning
When I am an old woman I shall wear purple
With a red hat which doesn't go, and doesn't suit me.
And I shall spend my pension on brandy and summer gloves
And satin sandals, and say we've no money for butter.
I shall sit down on the pavement when I'm tired
And gobble up samples in shops and press alarm bells
And run my stick along the public railings
And make up for the sobriety of my youth.
I shall go out in my slippers in the rain
And pick flowers in other people's gardens
And learn to spit.

You can wear terrible shirts and grow more fat
And eat three pounds of sausages at a go
Or only bread and pickle for a week
And hoard pens and pencils and beermats and things in boxes.

But now we must have clothes that keep us dry
And pay our rent and not swear in the street
And set a good example for the children.
We must have friends to dinner and read the papers.

But maybe I ought to practice a little now?
So people who know me are not too shocked and surprised
When suddenly I am old, and start to wear purple.

Jenny Joseph

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Muchas veces fantaseo con la idea de llegar a vieja y... me encanta lo que veo!! :D

Porque a los viejos se les permite todo. Como salir en pijama, pintarse como una puerta y colarse en el súper...


Qué gracia y qué bonito encontrarte con Drake por la calle, y cómo no, apoyado en la pared ;p

Necesito con URGENCIA la lista de las pelis donde aparecen esas 10 manos!! Yo seguí buscando, con más pena que gloria...

Por cierto, qué riquiño tu sobrino!

Buen domingo!

Alex (me parece absurdo firmar como hardluckblah blah..)

porlatangente dijo...

Señora no me dejan postear por allá.
Decía que yo tb soy fan de esta peli! Sobre todo cuando la Hepburn camina con un tacón roto... Ja, ja... Y qué mono Cary con sus gafitas y flequillo! ¿Has leído Hawks por Hawks? Es genial cuando explica como Lauren Bacall se convirtió en Lauren Bacall!

Anónimo dijo...

XXX

denyzukoa dijo...

me ha encantado esto de las viejunas con pamelas rojas