miércoles, 22 de julio de 2009

Érase una vez...

Dice el señor Pla, personaje por el que siento una gran estima, que de vez en cuando se pasea por mi blog y no entiende nada de nada. No podía esperar menos de él, pues el señor Pla ha emprendido una hazaña intelectual de tal envergadura que dudo que tenga tiempo de ubicar fiestas Fonográficas y novedades de Melusina... El está en otra dimensión y algo me dice que yo debería esforzarme en hacer lo mismo si no quiero acabar cantando nanas en voz baja, como hacen los locos en las pelis malas.

Últimamente leo los periódicos y siento que todo se extingue. La historia, la literatura y el cine…por no hablar de las buenas maneras. Este nuevo sentir apocalíptico me ha llevado a tener pesadillas con pingüinos y disfrazarme de mazorca. ¡Menudo cuelgue! No me reconozco. ¿Qué hace una chica urbanita y egocéntrica como yo, que rara vez ha sido generosa con las otras causas y mucho menos solidaria, preocupándose por el porvenir de la humanidad? Tiré mi televisor hace unos 5 años porque no quería saber nada del ser humano de a pie. Y aún así, cuando me entero de conversaciones como la de El Bigotes y el Albondiguilla, del descalabro financiero, de los contratos que firman futbolistas retrasados, o veo fotos como la del escenario que se curraron los horteras de U2, siento que el mundo se acaba. Es el fin. Al resto, como no, le importa un huevo, pero de un tiempo a esta parte a mí se me pone cara de velocidad…

-Uy, esas cutradas han sucedido siempre- me dice el señor Pla con cierta condescendencia- Tu problema es la distancia. Tienes que cambiar de perspectiva, porque estás demasiado pringada…

Una profesora joven ya me lo advirtió: las comas no se analizan por si solas, sino en relación al texto, pero yo… erre que erre, flipando con lo que me ponen delante.
Como el burro con su zanahoria. ¿Pero habéis visto eeeeso? Con los años, sin embargo, he avanzado algo. En ese tomar distancia he decidido mudarme a un ático… pero hete aquí que para un gesto que hago, lo hago mal.
El señor Pla me lo dejó claro el lunes. Ver desde lejos no significa desde arriba, desde los Pirineos o el hotel Arts, sino desde atrás.

Hay que rebobinar- me dice- Retroceder en el tiempo porque tú piensas las cosas desde el siglo XIX. 200 años no es nada. Hay que verlas desde la edad de hielo. Ya verás cómo todo tiene un sentido distinto. Mucho más lógico.

Los símbolos, por lo visto, ayudan. Simplifican. Y aún así, yo siento que viajar en el tiempo es una faena titánica. No todo el mundo está dispuesto. El lleva viajando desde hace unos años… y mira, es un trabajazo. Habla mucho menos y come más lento.
Yo, por mi parte, dudo que mi cabeza sea tan elástica como para retroceder al origen y entender todo este tinglado. Ojala hubiese un Delorean mental que lo hiciese por nosotros. Y luego está el futuro.
En El Diario de las Estrellas, Lem me proyectaba hacia un mundo de varios planetas, teologías precisas y basura espacial, lo que por un nanosegundo me hizo entender muchas cosas de las que pasan ahora, en el presente. Pero no lo acabé. Me saturé. Al poco rato me entró una inmensa melancolía y el cabreo. Me ofendió su desfachatez. Me decía: pero ¿cómo se atreve a llegar tan lejos? Luego leí otro sobre 11 dimensiones. Y mirad… me di cuenta que los verdaderos escritores son los físicos. La literatura está ahí. Lo demás es blog y tontería… así que ¿por qué no me voy a la piscina y dejo de pensar en todo esto? Mañana cuando entre en la librería le diré a mi encargado que la sección de narrativa está mal planteada. A ver si le convenzo y empezamos a leer todos algo que nos lleve hacia algún sitio. No hay que temer a las ecuaciones y menos ahora que estamos tan encallados.

9 comentarios:

Leandro dijo...

Sin embargo, Sábato debió pensar que los verdaderos físicos son los escritores, y se cambió de trabajo. Hay gente para todo

Christine Sixteen dijo...

Lo que hay que hacer es mirar de soslayo.
Pero para mirar de tal forma hay que tener talento. No todo el mundo puede/sabe.

david dijo...

yo estoy como tú, creo que lo que necesita el arte son más científicos y menos danza contemporánea

anana dijo...

Fundemos una escuela pitagórica

jesús jeleton dijo...

¿Novedades de Melusina?

ester dijo...

Aixxx, acabas de darles otra idea a los de Melusina!!

yo me voy contigo, dos mamuts y el señor Pla a pasear por la edad de hielo encantada. Qué descanso, oiga.

puaj dijo...

Plá era facha

El jefe de todo esto dijo...

Nada, a leer Las curas milagrosas del Doctor Aira. Canela fina, interestelar de soslayo y de la buena.

Editor dijo...

Mais, Melusina c'est moi...