sábado, 23 de febrero de 2008

Desayuno de campeones.



Enviada por Sabrina, el 21 de octubre a las 14h27.
Así me imagino la portada de mi libro de cuentos. Y luego una frase de tres puntos suspensivos: Unas corren con uñas afiladas y otros se olvidan de saltar las vallas...
Luego, las preguntas: ¿Quién de los cinco es el verdadero campeón? Y ¿hay una segunda vuelta? Porque no hay nada como saltar por encima de lo que has tirado.
Es más, yo le diría a mi campeón: ¡No te aflijas valiente! Tu torpeza es noble. Te lo dice una que siempre siempre pisa el montoncito de polvo de TODO lo que acaba de barrer. Es increíble pero sucede.

4 comentarios:

La mora dijo...

Si que está solo este corredor.

puaj dijo...

Patosa!
que daño correr con uñas afiladas... Estilo ricardo III

El señor de barbas dijo...

Muy bien dicho, si se tiene prisa por ser el primero uno cae en la idea que en la vida o se triunfa o se fracasa... ¡Craso error!

GF dijo...

Está claro que el último es un paquete. Además de lento, lo tira todo. ¡Un desastre!