viernes, 22 de octubre de 2010

I wish I was Bierce!

Toma y daca:
Érase una vez un perro que movía sus patas traseras. Sus uñas chocaban contra el cemento. Quería enterrar su porquería. Lo hizo como un acto reflejo pero en el suelo no había arena, así que su caquita quedó al descubierto, ¡en plena calle! Suerte que duró poco tiempo. Todos hemos sido testigo alguna vez de cómo su dueño improvisó un guante con una bolsa de plástico para recogerla con la mano y tirarla a la basura, junto a los periódicos viejos, las latas y demás deshechos. He de decir que durante la operación el perro se mantuvo muy digno con la cabeza alta y mirando al frente, no fuese que al girarse pusiera cuestión quién de los dos era el amo. A veces las fronteras son tan delicadas… y a todos nos gusta que nos cuiden. Despejada la acera, retomaron su paseo. El perro movía la cola. Su dueño, los brazos.

Escrito por mí no sé cuándo.

5 comentarios:

Anónimo dijo...

supongo que Bierce es un perro, y después titula Toma y daca, sería mejor, toma la caca y corre?. siempre dije que se hacían más tonterías por amor que por dinero, y hay que querer mucho a un perro para tenerlo tan atendido. No estoy seguro de lo de las pezuñas, de hecho, los que dicen estar seguros de sus propias palabras terminan con terribles dolores de cabeza. Bof mejor dormir un rato.

ton, tolón, tolín.

Christine Sixteen dijo...

¡Pero los perros no entierran sus desechos! Son los gatos.
Te voy a regalar uno. Se nota que has crecido sin animales!! Una oca no cuenta...

por la tangente dijo...

Pues yo he visto a más de un perro mover las patas traseras al acabar de hacerlo... ¡Igual son los perros catalanes!

Cristina dijo...

Por supuesto, entran claramente en la categoría "Galerías-chamizo" donde digo "En esta categoría incluyo a la mayoría de negocios que se han sumado al carro de lo que creen que es guay, y han convertido su local en “algo”/espai d´art. Hay muchas tiendas de ropa que lo hacen, también bares, etc..."

gracias por tu comment, n_n·!

Jesús Garrido dijo...

muy bueno, me ha gustado lo subliminal de tu texto, bien hilado