lunes, 7 de junio de 2010

Sarah Jessica Parker

La semana pasada viajé a Londres a quemar mis últimos cartuchos y, como era de esperar, tuve un desengaño. Entonces, David me dijo: en estos casos, lo mejor es gastarse mucho dinero en algo. Lo cierto es que viniendo de él aquel comentario me hizo mucha gracia porque no le pega nada, pero aún así yo le hice caso. Me fui de compras e hice de Londres, el puto Bulevard Rosa. Estamos a seis de junio y me he fundido la mitad del sueldo en varios libros, dos bolsos, un poster, un regalo para un amigo, un colgador (?), un vestido y unos zapatos de 266 euros (!) que me quedan de infarto. Lo dicho. Por supuesto, en mi viaje de vuelta, pagué por exceso de equipaje pero, por una vez, me ha sentado bien hacer la idiota hasta el final. Gastar, gastar y gastar. Sin notas a pie de página, como la furcia esa... de los Manolo Blahnik. Ahora me gusta pensar que el resto del mes me quedaré en casa, en plan bunker, escribiendo -que es lo que más quiero- y viendo todas las pelis que tengo pendientes -desde Lovely Andrea a Hunger y todo The Wire. ¡Welcome AUSTERIDAD!
A todo esto, en mi semana de gloria, Jenny estuvo por casa regándome las plantas. Y me cuenta esto:

Jenny: Eiiii, en tu casa hay una luz a primera hora de la mañana que es una maravilla. Y esa cafetera... es muy potente. Como estamos en un chat te digo estas tonterías para hacerte reir: andrea, deberías guardar el café en el tarrito grande y el azúcar en el pequeño. Me pareció tan cuqui que lo hicieras a tu manera y no según la lógica de ama de casa castiza...
Yo: Lo he pensado. (Pensé que como el azúcar era más importante, porque se usa en más cosas, merecía el pote más grande, sin calcular que lo que se gasta y se estropea antes, es el maldito café). Y si, no soy muy castiza ni muy ama de casa, pero tengo un vestido y unos zapatos... ¡Creo voy mejorando!
Jenny: Soy absolutely fan. Por la mañana me hacía mucha gracia este detalle, porque te imaginaba rellenando el tarrito de café para acabar el paquete y ver que no cabía todo en un tarro...


Yo: Pote grande -azúcar. Pequeño -café. (Resto del mundo: al revés).

Yo: Calla, calla...
Jenny: Jajaja, so cute. Es genial que hagas cosas tan rebeldes a todas las escalas.
Yo: I'm afraid, en este caso no es rebeldía, ¡es estupidez!
Jenny: I don't think so. Creo que eres alguien que no pierde el tiempo pensando en estas gilipolleces y lo haces a tu manera que es muy lógica. Pura rebeldía.

Y nada. Esto es lo mejor de tener buenos amigos, que no rechistan si te gastas 266 euros en unos zapatos de ante en PLENO VERANO, o te cascas 41 Km en bici con un NO de antemano, porque aquello que en realidad es pura estupidez, despiste o torpeza, ellos lo ven como algo súper original y hasta revolucionario. Y es un alivio.

8 comentarios:

Christine Sixteen dijo...

Cosas:

-Zorra. NO te metas con Carrie Bradshaw. Es mi modelo a seguir. Todas las mujeres deberían ser así. Bajitas, superficiales y con nariz que desafíe la gravedad.

- Tu amigo David es un hombre sabio. Hazle caso siempre.

- Por fin vas a ponerte con The Wire. Es lo más sensato que has hecho en tu vida.

- ¿Ante? ¿Zapatos? Fotos, por favor.

- Los azulejos de tu cocina son los mismos que he puesto en mi baño victoriano e incómodo. Al principio pensé en ponerlos en la cocina. Doppelgänger decorativo.
Porcelanosa me ha hecho tan tan feliz.

Leandro dijo...

Queremos fotos, sí. Pero puestos. 133 euros en cada pie... eso hay que verlo

Beta dijo...

Yo me gasté 150 euros en una nespresso y jubilé una cafetera igualita que la tuya. Fue un gran error.

jordim dijo...

vaya puta mierda de peli es Sexo en Nueva york 2..

Anónimo dijo...

si vas a poner photos que estés sin salvavidas.

vivan los campanarios

estonoes dijo...

Viva el chat de la verdad! Lovely Andrea, siento haber bombardeado tu mes de la austeridad. Al final lo ùnico fiable y verdadero son tus compras y tus biutiful blue suede shoes.

por la tangente dijo...

Estoy orgullosa de mis baldosas. La cafetera vino de mi primer desengaño que siempre es el peor, y me ha sido de una lealtad... no la cambio por nada del mundo.
Anónimo tomo nota: los chalecos salvavidas son útiles pero favorecen muy poco.
Estonoes encantada de devolverte el sueño... ¡y viva el networking! Exijo postal desde Buffalo.

Edu Solanas dijo...

Cuando hayas visto The Wire tenemos que comentarla! A mi me encantó, es toda una lección sobre los mecanismos de los traficantes, la policía, la política... Absolutamente clarividente. Ah, y ánimo que se acerca la paga doble :P