viernes, 26 de febrero de 2010

Grossman: Vida y destino ¡¡¡¡BOOOOOOOOM!!!!


Grossman entre ruinas.

Leo "Vida y destino". Qué lejos me siento de quienes comentan cuan impactante y deprimente es esta novela y encima la elogian desde ahí, desde su brutalidad, para acabar con eso de que es "una brillante denuncia de los totalitarismos". No es que denunciar totalitarismos sea moco de pavo, pero para mí esta novela va mucho más allá porque aunque se fragüe entre granadas, miseria, hambre, caos y un acojone generalizado, ¡cuánta vida desprenden sus páginas! Lo dice a quien le da palo el holocausto, las historias de alambradas e intelectuales exiliados que se lanzan a lo testimonial, Primo Levi y tralalá.
Si disfruto con el señor Grossman es por el mismo motivo por el que me gustó "JSA: Zona de riesgo" pese a que alguien dijo: "uy, es que es antibélica" como quien dice que está tarado o mal traducido. Sí, sí es eso, pero no es SOLO eso. De hecho, yo empecé a leer "Vida y destino" porque cayó en mis manos un extracto afortunado. Era una conversación en el que varios personajes discutían sobre Dostoievski y Chéjov y me gustó. Es más, me importó. No es que la guerra no me importe pero, sinceramente, no pienso en ella cada día. Admito que pienso en pepinillos con más frecuencia que en la guerra, como en si la guerra no cupieran los pepinillos ni nada por el estilo. Me equivocaba, pues además de pepinillos, en según qué guerras, cabe todo: celos, literatura, acolaradas disputas científicas y descripciones de la estepa calmuca que son pura poesía. Incluso cuando habla del hambre y las cámaras de gas lo hace sin renunciar a escribir algo bello. Pues eso: ¡Bang, bang! Catacraaaac ¡Booom! Me rindo. Este señor es un maestro. Y su traductora, una santa. Lo expreso con ONOMATOPEYAS porque es el mejor modo de hacerlo. Quizás el único que nos queda a nosotros, los posmodernos. Lo estoy viendo: Redoblar vocales como un modo de aproximarse al ruido. ¡Ay! Impotencia, ponme a pelar patatas o tender la ropa.

Dicho esto, no se me escapa que Grossman quiso hacer un "statement". Yo lo encontré en la frase que un oficial nazi le suelta a un prisionero ruso como haciéndole entender que, a fin de cuentas, no son tan distintos.

"Un pensador alemán, seguro que usted conoce sus brillantes estudios, dijo que la tragedia de Napoleón consistía en que expresaba el alma de Inglaterra, y precisamente en Inglaterra tenía a su enemigo mortal".

¡Uf!-exclamó ella.

Me queda trinchera para rato pero creo que después de este novelón, leeré la biografía que Tomkins escribió sobre Duchamp o alguna antología poética, aunque a más de uno/a os molaría verme con un Lucía Extebarría. Sinvergüenzas.

8 comentarios:

estonoes dijo...

Aviso: tengo una foto muy comprometedora de porla "leyendo" este tochón, y cuànta vida desprenden sus pàginas, jaque! aunque confieso que me molaría tener una prueba más jugosa de porla cuando esté leyendo a E. estaremos al tanto, mate!

porlatangente dijo...

Jolines, ya estais otra vez con esa clase de fotos. ¡Y una cabezadita después de comer se la mete cualquiera!

Leandro dijo...

Hay pocos privilegios como el de dormirse apaciblemente mientras escuchas la música que te gusta o lees un buen libro. Y ése es, desde luego, un muy buen libro. Todo eso que dices y mucho más. Felices sueños

estonoes dijo...

Leandro, tienes toda la razon del mundo, el sueño puede ser marca de calidad, si se puede hacer una siesta en el cine es que la peli es buena y si te despiertas y sigue siendo buena, ya es la prueba de fuego final. No quita que lo de porla es ya un estilo! fan

Maestro Tortuga dijo...

La vida cotidiana es como estar en la guerra y muy cerca de nosotros hay muchas guerras de las literales. Así que hay que leer más novelas de este género, porque no hablan de algo tan extraño. Recomiendo El Maestro Juan Martínez que estaba allí, de Manuel Chaves Nogales (Ed. Libros del Asteroide).
Y sobre la biografía de Duchamp, yo también la tengo en el montón de espera. Avisa cuando la empieces y hacemos un club de lectura.

puaj dijo...

Parece que lleve redecilla...

Muñeco de Madera dijo...

Es que se le han salido los sesos. Puaaajjj...

Muñeco de Madera dijo...

Le han saltado la tapa de los sesos y se le ve todo el cerebro. puuuuuaajjjj...