jueves, 23 de abril de 2009

Ahora les toca a ellas.





Hoy voy a hacer algo que casi nunca hago. Voy a hacer mi trabajo... He estado pensando qué libros recomendar este Sant Jordi. Es curioso que gustándome lo que me gusta mirar catálogos de editoriales, ver webs y ordenar estanterías -además de montar pesebres (es decir, hacer destacados de libros publicados por amigos)- me cueste tanto recomendar un título. Este año poco puedo decir de narrativa. Ya sabéis que soy muy propensa a leer cosas de otro siglo... -ahora estoy con Dickens- o rematadamente conocidas, así que voy a ceñirme a cuatro títulos de cine y arquitectura, que son las secciones que llevo en la librería. Me ha gustado Andrei Tarkovski: La imagen total, un ensayo pequeñito pero muy bien escrito -cosa rara, tratándose de un libro sobre cine. Aunque no haya salido este año también es maravilloso Kafka va al cine, que es un recorrido por Centroeuropa muy original. Lo saca Minúscula, editorial a la que tengo mucho cariño. Los otros dos títulos que me han llamado la atención tienen una cosa en común de la que he tardado en darme cuenta. Son dos libros preciosos en los que de algún modo se hace justicia a las mujeres de dos grandes arquitectos: Robert Venturi y Rem Koolhaas. El primero se llama Las Vegas Studio y reproduce las imágenes realizadas por Denise Scott Brown para el libro Aprendiendo de Las Vegas. Están muy bien reproducidas. Si en el libro original funcionaban como acompañamiento, para ilustrar una determinada idea ,aquí las vemos aisladas de su contexto original... y tienen vida propia. Al final hay una conversación a tres bandas entre el artistazo Peter Fischli, Rem Koolhaas y el comisario Hans Ulrich Orbist en las que revisan esas fotos míticas desde una prespectiva distinta: no las leen como ilustración de un tratado de urbanismo, sino como las fotos de una pareja que se va de luna de miel a uno de los lugares más aberrantes del planeta.



El segundo libro se llama The World of Madelon Vriesendrop y contiene una amplia entrevista a Vriesendrop en la que habla de sus pinturas, Manhattan y su relación con Koolhaas con quien ha trabajado como ilustradora. El libro incluye ensayos de su marido, Beatriz Colomina, Douglas Coupland etc, etc... y muchísimas imágenes que reproducen detalle a detalle su estudio, un lugar plagado de objetos diversos cuya disposición en el espacio explica mucho de lo que vemos luego en el lienzo. Como en el de Las Vegas, este libro te remite a uno anterior -en este caso Delirio en Nueva York - y te invita a releerlo de un modo distinto. Más justo.

4 comentarios:

Christine Sixteen dijo...

Me interesa "Kafka va al cine". ¿Me interesa?

Insonrible dijo...

No te imaginaba recomendando libros para Sant Jordi. Te hacía más "punkintelectual"... Pero gracias.

anana dijo...

punk intelectual con vestidos estampados

oiloncanvas dijo...

si pero con espirulitas, un dia y negro con puntos blancos al otro... el esayo es bueno muy de acuerdo;