domingo, 13 de enero de 2008

Mi historia del cine 1: La era de los capullos. 1998-2007


En el blog de Insonrible nos preguntábamos por qué ya no se hacen pelis elegantes. Pensé si tendrían la culpa los anti-héroes pero he llegado a la conclusión de que no, porque en las pelis de antes existían muchos perdedores y sí que tenían su toque. Me diréis qué tiene que ver la velocidad con el tocino pero es que, a veces, yo lo mezclo todo... así que a callar.

Pienso en los anti-héroes porque cuando se estrenó "El Big Lebowski", en 1998, me
enfadé un poco con los hermanos Coen. A mí me encanta Nicolas Cage atracando un supermercado con una recortada y una media en la cabeza, y todo... ¡por unos pañales!, pero Lebowski es otra clase de perdedor. Es un capullo sin sustancia del que la gente se ríe en el cine. Y pensé: ya está, se acabó. Si ellos, que podrían ser elegantes, han decidido no serlo... es que las cosas por Sunset Boulevard andan muy mal.
Al año siguiente (1999) se estrenó "American Beauty" que va de otro capullo, pero es un capullo algo distinto. Este por lo menos se da cuenta de que la vida merece la pena. Lástima que cuando lo hace ya es demasiado tarde, porque está muerto. Y aquello acabó de hundirme en la miseria. "American Beauty" es una buena película pero no me da la gana aceptar su mensaje. Me digo... claro, así es demasiado fácil. Les falta elegancia para salvar las cosas cuando aún están a tiempo. Prefieren hacerlo un poco después, dejando la cosa en un gran eructo post-mortem. (Y es que da un gustito tener ese poder... Mandarlo todo a la mierda y sentir el ruido).
Pero entonces, meses después y por consejo de Sabrina, vi "Buffalo 66" que es una peli deliberadamente modesta y algo trendy pero que en su momento vino a darme justo lo que yo necesitaba y encima, lo hizo por sorpresa.
No sé como explicároslo. En la peli, hay un momento en el que tío puedo enviarlo todo al garete y convertirse en otro capullo. Uno más en la era de los capullos, pero cuando está todo listo, no lo hace. El renuncia a su propósito inicial, que es vengarse. Perdona a su amigo tonto y a sus padres y vuelve con su chica. Es más, viéndola pensé que no estaba sola, que yo tb era una Christina Ricci esperando en una habitación de hotel a que no me jodiesen la película cuando ya era demasiado tarde. Y sí, salí del cine con una sonrisa de oreja a oreja. Así que aunque tenga tres mil motivos para odiar a Vincent Gallo le agradezco que en el año 2000, me diese una razón para ser optimista. O al menos, es así como lo recuerdo.
Desafortunadamente, tres años más tarde vi "Brown Bunny" y me di cuenta de que a este chico se le había ido la olla, yendo de mesías en motocicleta. Vincent si lees esto... Ya nos salvaste una vez, así que no insistas o lo estropearás todo.
Total que me alegro de que hoy, 13 de enero, todos los guionistas de Hollywood sigan en huelga. A ver qué viene después!

PD: Lo olvidaba... en 2004 estrenaron "Eternal Sunshine of the Spotless Mind", que va de unos medio-capullos que se pasan toda la peli intentando dejar de serlo. Desde entonces soy mucho más feliz, pues a falta de pelis elegantes, siempre me quedará el jersey a rayas de Jim Carrey.


Feliz Domingo.

15 comentarios:

yprh dijo...

Vincent Gallo es guapérrimo así que no te metas con él. ¿Sabes que acepta fotos de fans desnudas?
El que las películas ya no sean (o raramente lo sean) elegantes, es porque es un valor que no le interesa ni a Blas.

GF dijo...

La peli del gallo la vi hace quince días. Pero después de quedar como un campeón preocupándose más de su pequeña ricci que de él mismo, la caga con los títulos de crédito, donde él ha hecho todo: el guión, la dirección, la composición de la música, la interpretación de la música... en fin, que no me fijé en la peluquería y el maquillaje, pero seguro que también eran suyos. O sea, como amenábar, que tardarían menos en poner Todo: yo.
Eso, más que elegante, es fanfarrón.

yprh dijo...

Bueno sí, tiene un ego que no le cabe en sí, pero es que, sus papás no le querían de niño. Además es guapo, así que, ya vale. Porque no os meteís con Tom Cruise, o con el que baila con lobos, que ni me sale su nombre, eh?

porlatangente dijo...

Vicent Gallo es una preciosidad pero no se ducha y vota a los republicanos. Yo creo que los dos tenéis razón. Y es verdad que sus papás eran un poco raros. Yolanda, Tom Cruise es motivo de largas charlas en casa...
De hecho cuando no nos apetece hablar del tiempo, siempre nos preguntamos:
Cómo acabará Lost, ¿Qué esconde Tom Cruise? y el caso Madeleine.
Ahora los padres quieren hacer una película. Me cuesta creer que encuentren a alguien que quiera llevar a su hijita a ese casting, la verdad. El mundo es un lugar extraño.

Ferran Esteve dijo...

A mí me gustó El Gran Lebowski como personaje, pero creo que es porque soy hombre.

yprh dijo...

Estaba desconectada del caso Madeleine. Esa gente no es normal, que se les vaya la mano y asesinen a su hijita por hiperactiva en un borrachera con otro matrimonio es una cosa, pero llamar a la prensa antes que a la policía, y encima querer hacer una película, es demasiado. ¡Qué horror, que vuelva la silla eléctrica!
Hablando de la elegancia en el cine, ¿qué te parece el final de Dogville? Me quedé muy fascinada por la descripción de la vida en provincias (Dogville podría ser Calahorra), pero ese final tan deseado... según tus teorías no sería elegante, ¿no?

yprh dijo...

En cuanto a lo de fanfarrón que dice gf, pienso que la humildad está sobrevalorada. A veces dudo si es la virtud que dicen que es o es un defecto. ¿No es quitarte mérito a tí mismo?

puaj dijo...

a ver si vemos más peliculas y menos teleseries!!
ay!

puaj dijo...

ja ja me rioooooo

GF dijo...

De acuerdo con yprh sobre lo de la humildad. Ni la soberbia, ni el infravalorarse. A mí me gusta la elegancia de Don Gato que, aunque viva en la calle, se preocupa de buscar un sombrero y una pajarita entre las basuras para ir guapito. Porque lo peor es ir dando pena. Ríe y todos reirán contigo, llora y llorarás solo. Algo así dicen en Old Boy. En esa peli hay un intento de venganza elegante. ¿La venganza puede ser elegante?

porlatangente dijo...

Puaaaaj dicen por ahí que hay que ver
de todo. Cuando empezemos el ciclo Berlin Alexanderplatz de Fassbinder, te aviso. Old Boy es genial. Pero es curioso, generalmente las de venganza me aburren. Es que son muy cerradas ¿no? O lo hace o no lo hace.
Las tres muertes de Melquiades es una venganza? Esa es una peli elegante. Creo.

yprh dijo...

La venganza puede ser elegante en el cine, porque el arte lo sublima todo, pero nunca en la vida real.
Puaj te ha comentado sin leerte, ja, ja.

puaj dijo...

Lo he leido... y hay cosas que no me han interesado o desestimado... que tal elegante, diletante o borde??

porlatangente dijo...

Pique de titanes!!! No se puede gustar a todo el mundo siempre.
Ea!

gf dijo...

Yo también pienso que la venganza es poco elegante. Porque lo elegante es no sentirse ofendido. Pero, claro, eso es muy difícil, porque esto es la guerra. Y tampoco es cuestión de quedarse como si nada mientras te tiran la bomba atómica. Ahí lo elegante sería apartarse un poquito. Lo suficiente como para que no te dé y haciendo como que no te has enterado. Justo lo que no ocurre en la peli de los tres entierros, que uno se anda tocando el pitilín, el otro no se aparta porque no se entera, etc, etc.