domingo, 20 de enero de 2008

Una historia personal


Hará cosa de un año me leí una biografía sobre Diane Arbus y me cautivó tanto que sufrí una especie de abducción. Dormía y comía pensando en algunos episodios de su vida. En cómo debió ser, por ejemplo, esa mañana en la que un profe pidió a sus alumnos que construyeran la casa de sus sueños, y ella la hizo circular, de un sólo piso y con pocos muebles, para poder caminar a oscuras. O cuando se cruzó con la madre de Lee Oswald, habiendo éste disparado a J. F. Kennedy; o qué hubiera sido de sus proyectos frustrados, como el de fotografiar el guardarropa de Joan Crawford, pues por lo visto tenía un montón de prendas clasificadas con etiquetas como "bastante bonito", "bien" y "sensacional". También me pregunté por qué en un momento de su vida, le daría por comer carne cruda que era pura gelatina.


Leí su diagnóstico para asegurarme de qué modo y a qué hora había muerto. Y me la imaginé flotando como Ofelia sobre un agua color purpúra. Fueron días tristes. Luego me dije que igual todo era mentira, que igual D. Arbus se había refugiado en un pisito de Enrique Granados y que algún día, estaría nadando en el carril de al lado de la piscina en la que yo nado. Es que le gustaba mucho nadar. Hasta que me convencí de que eso era imposible porque Nueva York era claramente su ciudad. Entonces, traté de hacer de Barcelona, Nueva York, pensando que de este modo ampliaba mis posibilidades... pero la cosa no funcionó, porque aunque tengamos Cármenes de Mairena, vestimos todos muy iguales. Para colmo vi una película sobre ella que resultó ser horrible, ¡como si todo se redujese a un cuento de Bellas y Bestias! Y cuando ya no supe de qué modo aproximarme, di con este maravilloso libro: es un desplegable de su biblioteca. Esta mañana he vaciado la mesa del salón y me he dedicado a dar vueltas alrededor y oye... parecía una cría con zapatos nuevos.

9 comentarios:

yprh dijo...

Yo no vi la peli al final, es que lo de Nicole Kidman de D Arbus pintaba mal.
Me encantan sus fotos, pero no entiendo el punto. Los que escriben de ella dicen que quería mostrar la normalidad o la belleza en la vida de esos personajes, pero yo no veo mucho de eso.
¿Qué es ese vídeo largo como un chorizo en el que te vas tropezando con sillas o se te caen libros?

porlatangente dijo...

¿Y tú que ves en sus fotos? El vídeo largo como un chorizo es un libro desplegable que reproduce en fotos lo que fue su librería. Y es precioso!!
Va en un estuche y un librito a parte con todos los datos de cada uno de los libros. Porque la Arbus era muy lectora. Parecen que le impactaron mucho Dostoiveski y La Diosa Blanca!

Insonrible dijo...

Diane Arbus me parece muy interesante como "personaje". Todo en su vida es muy "novelero". Y su obra me transmite algo muuuuy turbio. Como el vino turbio, eso es, que parece claro pero dentro tiene unos remolinos y unas espesuras...
Pero no sé si seguiría sus pasos, aunque sean en círculo. Claro que hacer esas cosas dan "sustancia" a los domingos (o jueves, o lunes...).

yprh dijo...

Cuando veo por la calle a gente con Síndrome de Dawn veo eso, gente con Síndrome de Dawn. Cuando veo las fotos de Arbus veo monstruos disfrazados, me dan miedo, y si no fuera porque lo que dicen de ellas no va por ahí, incluso pensaría que hay un poco de mofa. Igualmente, me encantan, ya te digo.
Chica, chica, filmando libros, cómo estamos Tang!

porlatangente dijo...

Mira, para mi era una niña pija que creció entre visones y a la que desde siempre le prohibieron mirar o acerarse a todo aquello que fuera anormal. Y eso, desde pequeña, le creó una gran fascinación. Pero cuando fue un poco más mayor, se acercó a lo anormal. Se dio cuenta de que no era para tanto...y entonces quiso celebrarlo.

puaj dijo...

Iba a decir Bravo Bravooo antes de leer los post...
Buenoo bravo bravo

shakespeare he's in the alley dijo dijo...

Y premio a la mejor banda sonora!
Ruidos de pasos, sillas, madera, algùn suspiro... donde otros hubieran pegado musiquilla inadecuada. Qué decir? me ha encantado este paseo!

Elena dijo...

A mí también me han encantado estos nuevos zapatos que te has puesto, Tangente. ¡Y qué sorprendente dominio de las técnicas audiovisuales escondías! ¿Está grabado con cámara o con teléfono?

anana dijo...

Descubrí tu escondite ;)